Pensamientos de madrugada en Vrindavan

Mi despertador suena a las cuatro de la mañana en el ladies ashram (templo exclusivo para mujeres ) que está cerca del río sagrado Yamuna en la localidad de Vrindavan en el norte de India. Apresuradamente entro a bañarme, ya que no quiero perder mi turno pues somos tres chicas que compartimos la misma habitación y solo se cuenta con un baño, así que ¡ya podrán imaginarse!. A lo lejos se escucha una radio que repite el maha mantra : hare krishna hare krishna.. a todo volumen sin importar la hora que sea, es como una marca etérea que delinea el área de seva kunja, es decir, el corazón del mismo pueblo. Creo que está prendida desde ayer, proviene de una choza hecha a las orillas del río y ahí habita un yogi/renunciante que probablemente por estar en trance no se da cuenta si es día o noche, así que sutilmente se comprende porque nunca se la apaga. Cuando comienzo a vestirme con el “sari“, la vestimenta tradicional, no me es fácil por las infinitas vueltas que se tiene que dar una en el cuerpo y armarse los pliegues para no quedar como una “huminta mal amarrada”, y que te toma tiempo porque al menos la tela es de cinco metros de largo, y bueno, antes de lograr a tener practica y lucir hermosamente bien en ella, tienes que pasar por una lucha paciente, el segundo paso es ponerme el tilak, marca sagrada del vaishnavismo en doce partes del cuerpo, que representan los diferentes templos de Vishnu, el Señor Supremo, que lo hacemos con la arcilla del río Ganges acompañado del canto o recitación de un mantra. Ahora es el sonido de los kartalas (címbalos) tin tin tin… que anuncian el inicio de la adoración. Son las 4:30 am y ya estoy lista para dirigirme al templo.

Es la primera ceremonia del día llamada Mangala Aratika, que significa ” invocar a la auspiciosidad, a la buena fortuna” y claro que tiene significados aún más íntimos pero estos se revelarán en medida de la profundización de la meditación.. A esta hora de brahma muhurta, dos horas antes del amanecer ,se considera que está cargada de todas las buenas energías para el despertar del alma. Estamos con la luz tenue de pequeñas lamparas y velas, miro a mi alrededor y hay mucha gente frente al altar. Empiezan los cánticos suaves y melodiosos, pero son los  sonidos de la mridanga (tambor hindú) y la voz del monje que dirige el kirtan, el canto al Señor, que golpean mi corazón y hacen que por fin se vaya el sueñito restante y aunque el canto está en sánscrito, la lengua milenaria, es como si se hablara con Dios y todo se entendiera provocando sonrisas, elevación, entrega y rendición a lo sublime, y de rato en rato incluso se escuchan tonos altos en las voces de los devotos, porque sienten felicidad y paz.

El aroma del incienso que trae este misticismo, me hace consciente, me perfuma y pone alerta mi mente. y en la colación de pensamientos hay uno en particular: –“No somos este cuerpo material sino almas espirituales”-, recuerdo estas palabras de mi Gurudeva (maestro espiritual) de la clase diaria:“Es una comprensión esencial para todo aquel que quiera trascender  la muerte y entrar al mundo espiritual que está más allá”- lo dice con profunda experimentación, y yo que llevo aquí un corto tiempo, quisiera también experimentarlo y que no se me quede en pensamientos o palabras, sé que no es fácil y que requiere práctica de años y hasta vidas, pero también es cierto que todos los deseos se cumplen, sino ¿ Porqué estaría aquí? Es porque lo deseé tanto!, y ahora se materializó, entonces si mi deseo es profundo y sincero de experimentar a Dios, estoy segura que también se cumplirá.

Veo como la gente simple, humilde y pobre entra al templo con tanta devoción, con tanto amor y con lágrimas en sus ojos se unen en el canto, al observarlos recuerdo lo que un vendedor del mercado respondió cuando alguien le preguntó: ¿ Tú eres feliz? te sientes en paz con lo que tienes? y el le respondió : ” somos pasajeros de esta vida, este cuerpo morirá y se dejará cual vestidura envejece y se tira”. Además el lo dijo como enseñandonos a todos los que haciamos fila para comprarle. Y pensé ,entonces, ellos concentran su energía, tiempo y se dedican al verdadero ser interno y espiritual: al alma, y no les importa nada ni tienen otro propósito que cumplir.estan satisfechos en su simplicidad, tan contrario a lo que,  nosotros los occidentales, estamos educados para encontrar el éxito material,  hemos emprendido una feroz lucha: adquirir fama, dinero, lujo, comodidad, etc., que solamente complace nuestro ego, que lleno de promesas de bienestar, nos ha envuelto en la ilusión más densa de creer que al identificarnos con él, seremos felices y así hemos estado de generación en generación perdidos en el tiempo…En última instancia nos ha puesto en la cárcel  de nuestra errónea comprensión del objetivo último de vida causándonos sufrimiento y frustración porque aquí, en verdad, no estamos ni estaremos satisfechos jamás.

Me hace recuerdo al primer verso y uno de mis favoritos que había escuchado del Bhagavad Gita donde dice que “La aparición temporal del frio y del calor, de la felicidad y la aflicción, y su desaparición a su debido tiempo, son como la aparición y la desaparición de las estaciones del invierno y el verano. Estas surgen de la percepción proveniente de los sentidos, y uno debe aprender a tolerarlos sin perturbarse. Oh vástago de Bharata!” B.G. 2.14. . 

¡Qué sabias palabras! ¡Qué anhelo de estamparlas en el corazón! Si es cierto somos simples pasajeros como todo en este mundo y si también es cierto que nada nos pertenece. ¿Y cuál es entonces el afán?  ¿Cuál es el verdadero propósito de esta existencia? Por primera vez siento que estoy en el tiempo, lugar y circunstancias correctas, porque aun siendo este lugar tan lejos de donde yo nací, siento que nazco otra vez, y que también para mí, como para sus habitantes el  tiempo transcurre parsimoniosamente, en busca del propósito final, en busca de Dios..

Y así termina mi primera ceremonia del día para luego continuar con mi servicio en el ashram…

Navita

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s