Madre cósmica: es su gloria la que vemos en el sol y la luna, en todas las formas de vida.


“No tengo nacionalidad, no tengo religión, no tengo género, no tengo idioma”. Estas son palabras de Devi, de la definición de Devi. Devi no tiene religión, género, nacionalidad o idioma. Quizás no comprenda inglés, sánscrito o hindi. Ella solo entiende un idioma: el idioma del corazón. Para Devi, no existe el concepto de ricos y pobres, todos son sus hijos, ya sean los más ricos de los ricos o los más pobres de los pobres. Si todos son hijos de Dios, todos son hijos de Devi

Aunque la mayoría de nosotros somos patriarcales, la Madre Cósmica es matriarcal. La madre es la primera y Dios vino después. Esto es lo que se ha escrito en Devi Bhagavat Purana, una de las epopeyas de Shakti, en la forma de Devi Bhagavat.

Adi Shakti es la Madre original o primordial, que no nació de un útero. Estamos adorando a esa Madre eterna que no tiene una forma particular, pero cada forma es su forma, así como el oro no tiene una forma particular, la plata no tiene una forma particular, la tierra no tiene una forma particular, el agua no tiene una forma particular y el aire no tiene una forma particular. , sin embargo, cada forma es su forma. Cada adorno tiene forma de oro, cada vasija tiene forma de arcilla. Esto es suficiente para que entendamos que la Madre no tiene una forma particular, lo que significa que cada forma es su forma. No deberíamos decir que no tiene forma. Ella no tiene una forma particular, incluso como la arcilla no tiene una forma particular, pero cada vasija es una forma de arcilla.

Es su gloria la que vemos en el sol y la luna, en todas las formas de vida.
La madre es la dadora y nutricia de la vida, tiene el poder de bendecir a todos, pero no castiga a nadie. Dios puede castigar, como se sabe que el padre se enoja, sin embargo, la Madre está llena de compasión y perdón. Tiene una tolerancia infinita. Los hijos pueden salir mal, incluso el marido puede salir mal, pero la Madre nunca se equivoca.

El hijo puede resultar ser un mal hijo, pero la Madre nunca resulta ser una mala Madre. Esta es la enseñanza del Shakta tantra. La Madre nunca castiga, y aunque da un bofetón, no abofetea por rabia, abofetea por amor.
La Madre es siempre una encarnación de la compasión y la bondad, esa es la imagen pura del amor de la Madre. Ella es el océano del perdón. Ya sea la Madre Divina o mi Madre, dondequiera que haya la energía de la Madre, siempre será en la imagen del amor y la bondad. Sin embargo, lo más importante es que ella es la encarnación del perdón. Un niño hace muchas cosas malas. Puede que lo abofetee una o dos veces, pero su forma real es el perdón.

Del mismo modo, somos personas muy oprimidas. Todos estamos llenos de malas conductas, pasión y mala voluntad. Todas las debilidades están ahí y tenemos algunos malos hábitos. El cuerpo está sucio y la mente también. Hablamos positivamente, pero la mente está llena de veneno. Todavía queremos ser perdonados, pero este perdón solo lo podemos obtener de la Madre. Por eso una forma de Dios es la Madre.

Fuente: Swami Satyananda Saraswati~ Bihar School of Yoga , Munger

Puede interesarte:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s